Si ya dispone de una fundación ya constituida pero no operativa que ha dejado de tener interés para una empresa o grupo de personas pero que no quieren extinguirla la solución es realizar una consultoría para su renovación y puesta en marcha de nuevos programas.

En este caso se realizará una auditoria sobre su situación, su definición estatutaria y sus fines objetivos y actividades, tanto si ya realizo alguna y sus resultados, como si no ha tenido actividad y se quiere poner en marcha.

Analítica sobre el personal responsable y sus posibles funciones

Descripción y entrega de un Manual de trabajo para la renovación y puesta en marcha de nuevos programas.

En el caso de ser una empresa se realiza un Audit social corporativo que define sobre nuestros intereses y las diferentes posibilidades que ofrece nuestro sector y “stakeholders”, que camino es el más aceptable tomar teniendo en cuenta nuestro propio personal, así como las posibles opciones de voluntariado corporativo.

Este trabajo se desarrolla como mínimo en un periodo de tres meses, y su presupuesto se fija dependiendo de múltiples parámetros que se fijan en una primera reunión, tras la cual se entrega un documento con las líneas de trabajo que se proponen realizar y los costes tanto como pago por servicio, como por pagos a proveedores terceros necesarios para su desarrollo.

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Relacionado

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te ayudamos con tu fundación?